Mina

Mina MINA, LO MÁS ESPECIAL
No pudo tener mejores papis, todo cariño y amor.
Carlos no pudo emocionarse más el día de su adopción.
Ese día no pudo haber nada más bonito que ocurriese a nuestro alrededor.
Fue un acto tan emotivo que tampoco yo aguanto las lagrimas.
Y tuvo que dejarlos e irse más allá, lejos de todos los que tanto la querían.
Solo fue una semana pero suficiente para dejar esa huella indeleble en sus corazones.
Gracias Carlos y Aitor, por haberla querido tanto.